Apología del determinante

Hace poco más de un año publiqué en mi blog personal un par de artículos sobre los determinantes, esa clase de palabras tan poco valorada. Como fuente para mis posts, utilicé y critiqué el diccionario de la RAE, dándoles derecho a réplica.

Los posts son de 2015, y la RAE me informó de que su diccionario “actualizado” (octubre 2014) recogía una definición más exacta del término. Diccionario que en ese momento no estaba disponible online, por cierto. No pagarían suficiente a los becarios, supongo.

Sin ánimo de entrar a debate (o sí), vengo ahora a enmendar la plana y comprobar hasta qué punto la información de la RAE ha mejorado. [SPOILER: sin que sirva de precedente, lo ha hecho].

Antes de seguir leyendo este post, para poneros en antecedentes y no tener que repetirme demasiado, tomad un segundo o varios para leer los posts originales aquí y aquí.

Voy a hacer las mismas búsquedas y en el mismo orden que en mis posts anteriores, así que empezaré por el determinante demostrativo “este”. La definición ha cambiado un pelín, como podéis ver:

este2, ta

Del lat. iste, -a, -ud ‘ese2‘.

Neutro esto.

Pl. estos, estas.

En aceps. 6-10 las formas este y esta, y sus plurales respectivos, pueden escribirse con acento (éste, ésta, etc.) cuando existe riesgo de ambigüedad.

1. adj. dem. Que está cerca de la persona que habla. Toma este libro. U. t. pospuesto. Sitúese en la esquina esta.

2. adj. dem. Que se acaba de mencionar, o que se va a mencionar a continuación. En la cocina encontramos estas viandas: pan, huevos y leche. U. t. pospuesto. Me gustan mucho el melón y la sandía, pero las frutas estas son de temporada.

3. adj. dem. Dicho de un período de tiempo, de un momento o de un lugar: En el que se encuentra quien habla. Esta semana tenemos un examen. En este país se come muy bien.

4. adj. dem. Más próximo al que habla, sea en el pasado o en el futuro. U. con sustantivos que designan unidades del calendario. Este lunes fui a la piscina. La niña nacerá este octubre.

5. adj. dem. coloq. Indica valoración, positiva o negativa, respecto de algo o alguien cercano a la persona que habla. Estos chicos…, siempre tan cariñosos. U. m. pospuesto. El aparato este no sirve para nada.

6. pron. dem. m., f. y n. El que o lo que está cerca de la persona que habla. De todos los cuadernos, este es para ti. Sujeta esto.

7. pron. dem. m., f. y n. El que o lo que se acaba de mencionar, o el que o lo que se va a mencionar a continuación. Trajo muchos baúles y varias cestas; estas contenían ropa. Solo dijo esto: No me esperen despiertas.

8. pron. dem. m. y f. coloq. La persona presente o consabida. U. t. en sent. despect. Estas se han ido ya. Este me ha dicho que no hará el examen.

9. pron. dem. f. Designa la población en que está la persona que se dirige a otra por escrito. Permaneceré en esta dos semanas.

10. pron. dem. f. coloq. La presente circunstancia o situación. Esta que no me la esperaba. Te aseguro que en esta no me pillan.

Para empezar, esta palabra ha pasado de tener 5 acepciones en el anterior diccionario (2001) a un total de 10 (¿hacía falta?). Peeero… ninguna, ningunita de ellas, la reconoce como determinante. Mi primera carita triste de hoy para ustedes, señores de la RAE.

Por lo que respecta a los artículos, más de lo mismo: Entradas más largas (no era difícil en este caso) pero que siguen sin etiquetarlos como “determinantes”.

En este punto, añado algo que olvidé en el otro post: La definición de “artículo“, en su acepción 7, que es la que nos interesa:

7. m. Gram. Clase de palabras cuyos elementos especifican si lo designado por el sustantivo o el grupo nominal al que este determina constituye o no información consabida.

 

¡Rayos y truenos! El que entienda lo que esto quiere decir en cristiano que me lo explique, por favor. Esta definición tan enrevesada podría corresponder a cualquier determinante, de hecho.

En cuanto a los numerales, siguen siendo oficialmente adjetivos (otra carita triste) pero, además, la RAE añade en su definición “U. t. c. pron.” ¿He dicho ya que los adjetivos nunca, jamás, se usan como pronombres? Pues eso, el que piense lo contrario que lo demuestre con argumentos.

Ahora vamos a lo realmente importante. Busquemos, pues a mis amigos los determinantes. Sí, respecto a 2001 hay muchas mejoras: 4 acepciones en vez de dos, y las dos “nuevas” están relacionadas con la gramática. Carita sonriente.

2. m. Gram. Clase de palabras cuyos elementos determinan al sustantivo o al grupo nominal y se sitúan generalmente en posición prenominal. El artículo definido y los demostrativos son determinantes.

3. m. Gram. Cada uno de los elementos que integran el paradigma del determinante.

¡Yuhu, los determinantes han sido ascendido a clase gramatical! Pero resulta que para saber que un artículo o un demostrativo -este, ese o aquel, para que nos entendamos- son determinantes hay que hacer la búsqueda a la inversa. Poco práctico me parece, la verdad.

Y la guinda del pastel… A continuación de las cuatro acepciones, la RAE completa la entrada de este modo:

determinantes1 determinantes2

Eso aclara muchas cosas, y me parece genial… si no fuera porque:

  1. Como dije antes, “determinante” es una categoría según su propia definición, de modo que la RAE debería reconocerla como tal en sus entradas.
  2. Por poner un ejemplo, en la tercera acepción de “demostrativo” debería definirse como “determinante” en vez de “palabra”, esto sería mucho más preciso y correcto.
  3. Los artículos no aparecen en ningún caso como determinantes, sin embargo aquí constan entre los ejemplos de “determinante definido”/”indefinido” cuando en realidad el ser definido o no está dentro de la subcategoría artículo. (Nada que decir respecto a la segunda acepción de determinante indefinido, esa es correcta. Carita sonriente y con guiño).
  4. Además, y debido precisamente a lo que acabo de decir, la definición y los ejemplos de determinante definido, valga la redundancia, son erróneos. Por supuesto, ni “esta” ni “su” son determinantes definidos. Y si te fijas, ambas palabras entran dentro de dos categorías de determinantes, según la RAE.

Ya he terminado, lo prometo. Si has llegado hasta aquí, no me queda más que darte las gracias por aguantar mi disertación hasta el final y pedirte que lo compartas si te gustó y estás de acuerdo con mi análisis. En caso de que no, estaré encantada de discutirlo si me dejas un comentario. Carita con guiño.

Mi agradecimiento especial a la RAE por crear tanta controversia en el mundo y darnos a todos de qué hablar. Si algún día deciden sus Excelencias poner un sillón a disposición de la Lingüística, por favor, considérenme candidata a él. Hasta entonces, seguiré criticando su ardua y por otra parte necesaria labor.

 

 

 

 

Share This:

¿Te vienes a la Isla del Escritor?
Apps para aprender idiomas

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *