Fugaz

–Hola.
–Hola, ¿tu primera vez?
–Sí.
–Pues mira, ahí es donde puedes arrojar el miedo y la vergüenza. Ahí, al fuego, ahí, lánzalos justo antes de la ropa.

Empieza la cuenta atrás para el ritual. El fuego arde y todos nos miramos y nos cogemos de las manos mientras la llama se aviva y pasa del rojo al amarillo al naranja al rojo y al amarillo.

–¡Corre!

Bonita sonrisa. Mi ritual este año es para ti. Puede que tú no lo sepas, pero sí lo sentirás.

Somos mar. Somos agua, y cielo, y tierra. Somos… libres. Sobre la arena, formamos una ola. Tú y yo, como un todo condenado a vivir y morir en este instante. ¿Fugaz? Tal vez, pero lo fugaz a veces es eterno en la mente.

Suena la sirena que marca el cambio de pareja y tu alma desaparece entre las de los demás. Te busco, desentierro otros cuerpos y los disfruto sin dejar de pensar en el tuyo. Me muevo a ciegas en la extraña y ambigua oscuridad tras la estela de tu olor que sabe a pólvora, a salvaje, a salitre y sudor. Ya casi ni me inmutan los demás, sus jadeos, sus ansias, sus particulares maneras de entender esta noche.

Y ahí estás de nuevo. Te abalanzas sobre mí y mientras nos devoramos siento que esta vez sí de verdad todo empieza y acaba aquí. Con los fuegos artificiales en nuestro interior, donde se junta el agua del mar con el viento de nuestros suspiros, el fuego con la arena y mi alma con la tuya.

Share This:

Con los pies
Desde mi ventana

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *