Desde mi ventana

Yo no soy así, lo juro. Suena machista, pero es ella la que me hace hacer esto. Ella, cuando solo existe ella, mi cámara y yo.

Preparo el visor. Las 6:52, es la hora. Descorre la cortina como acariciándola, con dos dedos. Abre la ventana, saluda a la mañana y se estira mientras se prepara para vestirse. Yo la espío desde mi ventana (sí, lo sé, está feo esto de espiar, pero no puedo evitarlo, de verdad que no puedo).

Se aleja unos metros, pero mi cámara tiene un buen objetivo. Desde aquí huelo cómo se cae al suelo la camisa rosa del pijama de seda, lavanda y flores. ¿Quizá un toque de menta? Sí, hoy me llega el olor a menta.

El sol es un maravilloso foco natural sobre sus pechos, podría alargar las manos y tocarlos pero no quiero. No, prefiero seguir aquí observando cómo despierta el día con ella, y mi entrepierna con los dos mientras mi mujer, la única a la que quiero más allá de mis fantasías, duerme plácidamente.

La pierdo dos segundos, y luego su sombra se mezcla con la del agua en la habitación contigua, que debe ser el baño. Se lava la cara y se peina, el torso aún desnudo, pasa la toalla por todo su cuerpo y vuelve a la habitación con la toalla alrededor de sus caderas.

Una vez de vuelta en la habitación, la vecina deja resbalar la toalla con suavidad y se toca; sé que lo hace con deseo de sí misma y yo, instintivamente, también la disfruto, a ella y a mí, con mis manos. Se ajusta los pechos dentro del sujetador, y yo imagino que esa sonrisa es para mí mientras el encaje recorre el camino de mis deseos, primero una pierna y después la otra hasta llegar a la cima del valle. Luego se da la vuelta y se agacha para mostrarme inconscientemente su perfecta redondez.

Se sienta en el borde de la cama para ponerse el pantalón, déjame que te ayude a abrochártelo a través de la lente de la cámara. La camiseta azul, con la medida justa de escote y de transparencia, parece hecha para ese cuerpo y esa imagen.

De pronto, ya vestida, se asoma a la ventana por primera vez desde hace meses a esta hora. Me mira, sonríe y me guiña un ojo. Mi objetivo se apaga para siempre. Se acabó el juego.

Share This:

Fugaz

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *